El altillo

Comprar (o no) una Thermomix

0
col_img_4_3_TM_Thermomix_Side_Left_Down_reflex_
Un año después de tener a Ruth (y después de que me lo aconsejara todo el mundo) sucumbí a la compra de una Thermomix. Mis padres (jubilados) se fueron un mes de vacaciones fuera y les robé la suya. Cuando mi madre me la reclamó, ya sabía que no podía vivir sin ella.
La verdad es que cocinar con ella es muy muy fácil (Alex ya está aprendiendo como funciona) y para el día a día es super práctico. Un buen resumen sería que te hace ganar tiempo y calidad de los platos (realmente quedan como si fueran de expositor).
A la pregunta…¿Te la comprarías? Os respondo un SI rotundo con estos argumentos:
Los platos quedan exquisitos si usas buen producto y sigues las instrucciones al pie de la letra.
No tienes que saber cocinar para usarla; basta con que sigas bien las instrucciones.
En comparación con la “cocina tradicional”, ensucias super poco.
Excepto horno, lo tienes todo integrado dentro del mismo electrodoméstico (hasta balanza).
Es un sistema muy rápido y extremadamente práctico.
Desventajas (si es que lo son), creo que podría decir que sólo hay una: el precio. Como todo en esta vida, si se usa mucho merece la pena pagar una cantidad alta de dinero. Estamos hablando de unos 1.000 – 1.200 euros por electrodoméstico.
Si podéis, os recomiendo que la probéis durante unos días para ver si realmente os sería útil. Os prometo que os cambiará la vida. :)

 

Irene
Autor: Irene

0 Comentarios a "Comprar (o no) una Thermomix"

Habla tanto como quieras.